Señas de identidad del crimen organizado

Los atributos principales que dan personalidad propia a estos grupos son:

  1. Finalidad económica: se trata de obtener el mayor beneficio posible con el desarrollo de actividades ilegales, que favorezcan el incremento de beneficios y por tanto del enriquecimiento.
  2. Implicación prioritaria en la provisión y suministro de bienes y servicios ilegales: principalmente del tráfico de drogas y personas, juego ilegal, prostitución, fraude, extorsión, coacciones, etc.
  3. Actividades ilegales complementadas con negocios legales: los beneficios obtenidos en las actividades ilícitas permiten crear negocios legales, que, entre otras funciones, cumplirán como herramienta esencial en el lavado y blanqueo de capitales. [Un ejemplo cercano son los negocios de hostelería que empleaba el narcotráfico en Galicia para dar salida al capital procedente del contrabando de tabaco].
  4. Continuidad y medidas de protección: dirigidas a poner dificultades para no ser descubiertos por las autoridades, así como que tampoco sean conocidas sus estructuras y maneras de operar. Todo ello orientado a garantizar la continuidad del <<negocio>>.
  5. Corrupción y violencia: el fenómeno de la corrupción juega un papel muy importante en las actividades llevadas a cabo por el crimen organizado, puesto que funciona como un elemento facilitador para el desarrollo de cualquier actividad criminal. Las diferentes organizaciones han tenido como uno de sus objetivos principales integrarse dentro de las estructuras sociales, económicas y políticas de los países donde actúan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *