Los nuevos retos de la educación superior en criminología

Eduardo Navasquillo Lorda

Criminólogo y profesor de Seguridad Pública y Espacio Europeo en la Universidad Europea Miguel de Cervantes.

Investigador en el Observatorio de Estudios Estratégicos y Sociales “Ángeles Lorda”.

Resumen

La criminología como Ciencia Social joven está en proceso de cambio, y necesita de un rigor académico que hasta la fecha no ha tenido, tanto en cuanto a contenidos como respecto de las capacidades de los docentes que imparten las diferentes materias. Que la finalidad de estos estudios no sólo vaya dirigida a adquirir conocimientos, sino a fomentar entre las administraciones públicas y las instituciones privadas el uso de criminólogos como profesionales en beneficio de la Sociedad. Finalmente, es necesario aplicar políticas de innovación práctica para garantizar la calidad en la docencia y la interacción con la vida profesional.

Palabras Clave: calidad, actividad investigadora, rigor teórico, capacidades docentes, innovación práctica.

Abstract

The criminology like Social young Science is in process of change, and needs from an academic rigor that up to the date it has not had, so much as for contents as respect of the capacities of the teachers who give the different matters. That the purpose of these studies not only is directed to acquire knowledge, but to promote between the public administrations and the deprived institutions the criminologists’ use as professionals in benefit of the Company. Finally, it is necessary to apply policies of practical innovation to guarantee the quality in the teaching and the interaction with the professional life.

 Keywords: Quality, investigative activity, theoretical rigor, educational capacities, practical innovation.

INTRODUCCIÓN

La educación superior en Criminología ha experimentado un importante avance en España en los últimos años. No obstante, esta evolución no ha significado en muchos casos que haya ido de la mano de la calidad en la enseñanza, del conocimiento actual de los fenómenos sociales vinculados a la criminalidad, ni de los desarrollos tecnológicos aplicados en las nuevas formas de cometer los delitos. Pero el principal problema con el que nos encontramos es concretar cuál debe ser el objetivo de una enseñanza superior en Criminología, qué debemos aportar a los alumnos para que una vez finalizados los estudios en la Universidad, estemos seguros que han recibido los conocimientos adecuados, y con capacidad real para poder ejercer la actividad profesional para la que se han formado.

          En este estudio pretendemos aportar una visión sobre el estado actual de la situación académica, y cuál pensamos que debería ser a futuro, con la única misión de garantizar en todos los casos una formación de calidad en Criminología. En este contexto, haremos mención únicamente al marco universitario español, por ser el de referencia para este autor.

          Destacada atención prestaremos a la especialización, como herramienta fundamental para ser conocedores de ámbitos concretos dentro de la ciencia criminológica. Es importante disponer de una cultura general que asiente las bases del conocimiento, pero más aún es entregarnos al saber concreto de aquellas especialidades que a futuro puedan darnos una oportunidad profesional.

          Por último, señalar que también haremos las aportaciones necesarias como base para una solución consensuada, que permita formar criminólogos cercanos a la excelencia académica, permitiendo a futuro que puedan dichos alumnos aplicar sus conocimientos en beneficio de la sociedad en general. Se trata, en definitiva, que el esfuerzo y la dedicación que los estudiantes han tenido durante sus años de estudio universitario, se vean recompensados y reconocidos con un desarrollo profesional adecuado a las necesidades reales de los problemas que deberán afrontar como criminólogos.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

          Los estudios de Criminología en España surgieron en un inicio como cursos de especialización de otras áreas del conocimiento como el Derecho, Psicología, Medicina, etc. No todas las Universidades disponían de esta oferta académica, y su formación siempre estuvo en un limbo doctrinal que muchas veces era complicado de llegar a entender. Los requisitos de acceso para cursar estos estudios eran diferentes en función de la Universidad, pero lo que era más difícil de asimilar era la disparidad de criterios a la hora de certificar el nivel académico que tenía esta titulación. Aquellas personas que eran funcionarios públicos, una vez finalizados sus estudios, se les acreditaba como Diplomados Universitarios, y aquellos que tenían una profesión liberal o simplemente eran estudiantes, la certificación académica era de Especialista Universitario, de menor rango que la primera.

          Con el paso del tiempo, los estudios en Criminología se convirtieron en Licenciaturas (5 años académicos), lo que trajo consigo dos consecuencias importantes. Por un lado, la Criminología dejó de ser dependiente de otras áreas del conocimiento y adquirió entidad propia como ciencia social. En segundo lugar, equiparó académicamente a todos los alumnos que cursaban estos estudios, sin hacer distinción en función de tu profesión o actividad profesional.

          En el año 2010 se produce una modificación importante con la entrada en vigor del denominado “Proceso de Bolonia”, el cual dio origen al denominado Espacio Europeo de Estudios Superiores, con dos objetivos globales principales: la reforma curricular y la homologación europea de títulos.

          Esto implicó a nivel social un desencanto al considerar que la calidad en la enseñanza se iba a ver menoscabada, y, además, se produciría un encarecimiento en las matrículas de las diferentes titulaciones. Sin entrar a valorar todos estos aspectos, si debemos indicar que la Criminología se convirtió en una titulación de Grado (4 años), que sigue vigente en la actualidad.

          Asimismo, la política académica superior establece 4 años de Grado y 1 de Máster, pero se está planteando la posibilidad de hacer una modificación más que significativa y transformarlo en 3 años de Grado y 2 de Máster. Un cambio que se deberá valorar con prudencia y rigor para no influir negativamente en la formación de los alumnos.

ESTUDIOS UNIVERSITARIOS EN CRIMINOLOGÍA

          Los Estudios Superiores en Criminología han experimentado tal demanda en los últimos años que muchas Universidades los han implantado dentro de sus ofertas académicas y mientras en el inicio de su historia, apenas una pocas Universidades Públicas ofrecían estos estudios, hoy en día el abanico de opciones es muy amplio, tanto en la enseñanza pública como en la privada.

          Cada Centro Universitario ha diseñado sus planes formativos, y todos ellos han tenido que ser aprobados por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), o por los órganos de evaluación externa de la comunidad autónoma en cuyo territorio esté establecida la Universidad. No obstante, esto no quiere decir que los contenidos académicos sean los mismos, ni que se hayan planificado de manera correcta las técnicas, estrategias y metodologías adecuadas para impartir los estudios de criminología.

          No podemos olvidar una tendencia actual en ofrecer formación con metodología online, que permite a profesionales y otros perfiles de estudiantes, afrontar los estudios a través de aplicaciones y portales informáticos. De sobra es conocida la discrepancia de criterios de calidad académica al comparar este sistema virtual con la tradicional formación presencial, donde el profesor juega un papel importante, no sólo desde una óptica académica, sino también de interacción con el alumnado. La principal crítica a la formación online es considerar su implementación por parte de las Universidades, como elemento estratégico para mejorar su cuenta de resultados, pasando a un segundo plano la calidad en la enseñanza. No obstante, es importante mencionar, y el autor de este artículo dispone de experiencia como docente y alumno, que la formación online está lejos de hacer propuestas de calidad equiparables a la formación presencial, pero también es cierto que existe por parte de algunas Universidades propuestas online con mucho rigor, donde el esfuerzo del alumno es considerable y su adquisición de conocimientos óptima.

          Como profesor de esta ciencia social en diferentes Universidades, pude comprobar cómo los programas formativos eran muy dispares, y en ocasiones irreales desde una óptica práctica de la Criminología, disponiendo de contenidos docentes que no eran de aplicación en la práctica. En una conversación reciente con diversos alumnos de dos Universidades de Madrid, manifestaban su malestar, y de alguna manera su decepción con sus estudios, en base a tres criterios importantes: la falta de actividades prácticas, la inexistencia de actividad investigadora, y la inadecuada selección de los docentes.

          El problema es que la Criminología se está impartiendo como una ciencia social alejada de la realidad práctica de sus contenidos, donde la globalidad de las temáticas que afronta la convierten en ocasiones en poco atractiva, generando además dudas sobre su capacidad de proyección profesional. Es por esto, que debemos afrontar los nuevos retos con el suficiente rigor académico y social –no se debe olvidar este aspecto- que permitan configurar una Educación Superior en Criminología de calidad y con expectativas de futuro.

          Es fundamental, por lo tanto, para un desarrollo de carácter científico de la Criminología, abandonar los principios apriorísticos, la intuición, la inspiración y el dogmatismo. (Ramón y Cajal, 2000, p.17).

1.- Diseño de los contenidos académicos

          Para poder hacer un correcto diseño de los contenidos es importante tener en cuenta dos parámetros básicos. Por un lado, entender que es esto de la Criminología, y por otro, enfocar los estudios con criterios de praxis profesional.

          Una de las definiciones más aceptadas de Criminología hoy en día es la de “ciencia empírica e interdisciplinar que se ocupa de las circunstancias de la esfera humana y social relacionadas con el surgimiento, la comisión y la evitación del crimen, así como del tratamiento de los violadores de la Ley”. (Herrero, 2009, p.32). Sea esta definición, o cualquier otra que se haya aplicado a la Criminología a lo largo de la historia, todas ellas están fundamentadas en aspectos doctrinales y académicos, pero en ningún caso podemos olvidar aspectos tan importantes como los científicos, la investigación criminológica, la globalización, las nuevas tecnologías, los campos innovadores de estudio, y la especialización de los conocimientos.

          Es por esto, que el diseño de los contenidos académicos debe estar basado en la problemática criminal actual, no sólo nacional sino global, así como en el desarrollo de programas de especialización, evitando materias cuya aplicación práctica sea nula. Es más, hay contenidos que requieren de una parte general y otra especial, pero siempre en la dirección de conseguir que los conocimientos adquiridos sean los necesarios para poder afrontar los retos profesionales del futuro. De una manera más concreta, pensamos que los estudios en Criminología deberían estar estructurados en cuatro grandes bloques:

Conocimientos generales de los aspectos vinculados con la Criminalidad, así como con otras ciencias relacionadas (Derecho, Psicología, Medicina, Sociología, Antropología, etc.), pero en todo caso, siempre con la premisa clara de que sirvan para establecer unos cimientos sólidos sobre la materia.

Área práctica, en donde los alumnos puedan llevar a cabo trabajos de campo y analizar estudios realizados en otros países. Es muy importante que las asignaturas que se impartan lleven parejo a la formación teórica, el estudio de casos prácticos que permitan una mejor comprensión de lo que se estudia, y que, además, funcione como un referente para futuros trabajos de investigación.

Áreas de especialización, evitando condensar la formación en aspectos generales, permitiendo que cada futuro criminólogo pueda desarrollar su formación en áreas específicas de estudio. La Criminología es extremadamente amplia, y, por lo tanto, es básico tender a una especialización. Al igual que otras ciencias como la medicina o la sociología, por poner un ejemplo, buscan una tendencia a especializar a sus profesionales, en la Criminología debe ocurrir lo mismo, puesto que es imposible dar respuesta a las necesidades de la sociedad en materia de criminalidad desde una formación global. Cada problema requiere de su solución concreta.

Área investigadora, sería una fase posterior a la de especialización, permitiendo al criminólogo efectuar trabajos de investigación en las diferentes áreas de estudio. La publicación de estos trabajos sería de gran ayuda al ser una herramienta importante para el aporte de conocimiento científico. Esta actividad investigadora permitiría conocer mejor el fenómeno criminal, y garantizaría una política preventiva más eficaz. De igual manera, sería muy eficaz para aquellas instituciones y organismos, públicos y privados, con competencias en esta materia.

               Otro aspecto importante es el hecho de tener en cuenta cuales van a ser las funciones profesionales de un criminólogo una vez terminados sus estudios. La praxis de la Criminología no es igual en el entorno europeo, y más concretamente en España, que, en los países anglosajones, puesto que éstos últimos gozan de más capacidad de acción, pero, además, tienen un mayor reconocimiento por parte de las administraciones públicas, las empresas privadas y la sociedad en general. Centrándonos en España, es adecuado mencionar que los campos de actuación de la Criminología se han encasillado históricamente, haciendo referencia principalmente a áreas vinculadas con la victimología, la violencia del menor, la prevención del delito, etc., buscando su lugar poco a poco otras como la criminalidad vial, la elaboración de perfiles criminales o la investigación criminológica.

               En cualquier caso, es importante mencionar que la Criminología a veces entra en conflicto con otras ciencias sociales, ocupando parcelas que sólo les corresponden a éstas. Hay que ser prudentes y disponer de una base ética para conocer las limitaciones competenciales a las cuales se enfrenta un criminólogo. De hecho, el autor de este artículo considera que la Criminología está intentando extender su campo de influencia a áreas para las cuales no está preparada, como podría ser la criminalística o la psicopatología. Es muy complicado afrontar proyectos desde una única especialización, requiriendo en la mayoría de los casos, de equipos multidisciplinares.

               Otro aspecto a considerar es el hecho de que la administración de justicia española precisa de criminólogos que lleven a cabo funciones de apoyo a la labor de los jueces en los procesos criminales, pero es curioso, por no decir incomprensible, que no se saquen a penas ofertas de empleo público al respecto. De hecho, y que sirva como ejemplo, la fiscalía de menores de la Comunidad de Madrid no cuenta con la figura profesional del criminólogo, pero sí con otras especialidades importantes como psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales, etc. Dar cobertura a estas lagunas en la administración de justicia, permite, por un lado, ahondar en la necesidad de establecer unos correctos programas formativos, especializados por temáticas, así como abrir campos de actuación profesional que ayuden a dignificar la profesión y eviten la obligación de compaginar la Criminología con otras ciencias o trabajar exclusivamente en al ámbito privado.

               Hay una cuestión que de alguna manera queda siempre sin respuesta y que es lógico plantearse: ¿Qué objetivo tiene acreditar unos estudios universitarios como los de Criminología cuando el propio Estado cierra las puertas a un desarrollo profesional? No tiene sentido crear políticas de carácter docente si antes no hemos analizado con seriedad y rigor el papel que la Criminología debe jugar en nuestra Sociedad.

1.2.- El cuadro docente

          En la última reunión mantenida con alumnos de distintas Universidades, transmitían una serie de quejas respecto de los docentes que impartían determinadas materias, no tanto por el docente en sí mismo, sino por las temáticas que enseñaban. Muchos de estos profesores pertenecen, comentan estos alumnos, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y, por lo tanto, imparten materias muy vinculadas a su actividad profesional, como, por ejemplo, Delincuencia Organizada, Terrorismo, Trata de Personas, Investigación Global del Mercado de la Droga, etc. Estas temáticas, y otras afines, deben formar parte de la formación general del criminólogo, pero en ningún caso ocupar un lugar prevalente dentro de los programas formativos. Respecto de estos docentes se detecta en muchos casos una falta de rigor teórico, sustituido por las experiencias profesionales y estudios parciales de situaciones concretas.

          Es muy importante hacerse dos preguntas esenciales: ¿Cuáles son las funciones qué como profesional le compete al criminólogo? ¿Cuáles son las materias que debe conocer un criminólogo para su futura actividad laboral? Si conseguimos responder correctamente a estas cuestiones, dispondremos de dos parámetros muy importantes. Por un lado, podremos diseñar un programa docente acorde a las necesidades de la actividad, y por otro, seleccionar a los profesores más adecuados.

          Desde mi punto de vista, es necesario que los docentes combinen dos aspectos básicos, su conocimiento de la materia desde una óptica académica y doctrinal, pero que, además, dichos profesores universitarios lleven a cabo una actividad profesional y/o investigadora fuera de la Universidad. Dicho de una manera más sencilla, que conjuguen la teoría con la práctica. Esta es la manera más eficaz de dar respuesta a las necesidades de calidad en la docencia.

          Otro de los problemas más acuciantes en las Universidades, sobre todo en las privadas, y al que hay que poner solución, es el hecho de que un solo docente se haga cargo de una serie de materias por la única razón de pertenecer a la misma área del conocimiento. Un ejemplo es un profesor de derecho penal, que además imparta clases de derecho mercantil, administrativo, laboral, etc. Al igual que la Criminología debe tender a la especialización, los docentes también tienen que ser especialistas en la materia que enseñan. Hay dos razones principales para que esto deba ser así, por un lado, por la calidad en la enseñanza, la cual se vería mermada con estas malas prácticas, y, en segundo lugar, porque la imagen también es importante, y no es adecuado que los alumnos perciban este tipo de acciones, que más bien parecen estar encaminadas a un ahorro de costes que a eficacia académica.

          Es verdad que los profesores universitarios nos encontramos en muchas ocasiones con un problema de base de los alumnos provenientes del bachiller, donde no todos tiene un perfil académico homogéneo, por lo que cada alumno tiene unas peculiaridades que le hacen único. En este contexto, el docente debe saber percibir estas individualidades, ayudar y orientar al alumno para que pueda conseguir sus objetivos y evitemos los procesos de frustración, sobre todo en los dos primeros años de estudios.

          Por último, indicar que no es suficiente con que un docente tenga muchos conocimientos en la materia, sino que también debe tener la capacidad de trasmitirlos de manera clara, de tal forma, que la asimilación de conceptos por parte de los alumnos sea notable. En este sentido, es importante evitar la contratación de profesores únicamente por razones de amistad o afinidad profesional, no olvidando nunca, que, en este caso, su misión principal es la docencia.

LA INNOVACIÓN PRÁCTICA

          Con anterioridad hemos comentado cuales deben ser los contenidos académicos y las capacidades de los docentes, pero en un mismo rango de importancia, debemos hacer mención a la innovación práctica, entendida ésta como “aquellos desarrollos programáticos que la propia Sociedad demanda y sobre los cuales han de hacerse eco las Ciencias Sociales, tanto en los aspectos docentes como de praxis profesional”.[1] (Navasquillo, 2015).

          Tratamos de explicar que la Criminología debe actualizar su marco teórico en base a las nuevas actividades delincuencias, poniendo al día los conocimientos precisos para dar explicación a cada uno de ellos. Un ejemplo claro es la delincuencia económica, materia poco estudiada en las Universidades, así como algo intrínseco a ésta como es el fenómeno de la corrupción. Otro ejemplo evidente es toda aquella actividad delictiva que utiliza como herramienta principal las nuevas tecnologías, como elemento que dificulta la identificación del autor y en muchos otros casos de la propia víctima.

          Además, es muy relevante tener en cuenta los contextos sociales y las dinámicas que en los últimos años está trayendo consigo el fenómeno de la globalización. No podemos olvidar que la sociedad actual nada tiene que ver con la sociedad de principios del siglo XX o de finales del mismo. La innovación práctica permitiría adelantarnos a las necesidades futuras que en materia de estudios sobre criminalidad precisan las distintas sociedades, y de esta manera, incorporar nuevas disciplinas académicas a los estudios superiores en Criminología. Incluso, las propias Universidades podrían jugar un papel muy importante a través de estudios científicos dirigidos a implantar sistemas de innovación práctica.

          ¿Por qué decimos que la innovación práctica debe tener en cuenta la praxis profesional? La respuesta se concreta en la necesidad de abrir nuevas vías profesionales a los futuros y actuales criminólogos, y la investigación en materia económica es una de ellas, así como las vinculaciones globales del mundo criminal con las nuevas tecnologías. No obstante, es preciso mencionar que la innovación práctica abarca campos de acción muchos más amplios, entre los que podemos citar:

La investigación criminológica para el esclarecimiento de delitos sin resolver, incluso llevar a cabo periciales respecto de investigaciones penales efectuadas por las unidades policiales.

La Criminología Ambiental para el diseño y uso de los entornos urbanos con la finalidad de influir en la prevención de la actividad delincuencial.

Buscar sistemas de interacción cultural entre poblaciones con diferentes orígenes geográficos, religiosos, sociales, etc.

Estudios profundos sobre los encajes más adecuados entre las diferentes ciencias sociales, al objeto de conseguir unas sinergias que permitan un conocimiento multidisciplinar de los problemas a resolver, y de las políticas a implantar en el ámbito de la Criminología.

          Como ejemplo de innovación práctica podemos citar la aplicación de métodos epidemiológicos en la ciudad de Cali, con el objetivo de analizar el origen de la violencia y mejorar la capacidad de adopción de soluciones concretas. Este proyecto tuvo como resultado que los delitos de homicidio se redujeran del 124 por 100.000 habitantes a 86. (Guerrero, 2015, p. 26-30). Es lo que se dio llamar “Ciencia para reducir el crimen”, que debería ser estudiada en las Universidades como modelo aplicado en un contexto temporal y geográfico determinado, pero que podría ayudar a implantar sistemas análogos en otros lugares del mundo. Se trató de una iniciativa que partió de una idea de Rodrigo Guerrero Velasco, médico de profesión, alcalde de Cali desde 2012-2015. Fue uno de los precursores de Vallen Paz con el objetivo de crear programas económicos en la Colombia rural, donde están las guerrillas y los cultivos de producción de drogas.

          Es necesaria una contribución de todos los organismos que tiene responsabilidad sobre la prevención y acción sobre la delincuencia, al objeto de analizar los datos, planificar intervenciones y evaluarlas. Es aquí donde la figura del criminólogo juega un papel importante, y dónde su formación en la Universidad será la base teórica de su desarrollo profesional futuro.

          La innovación práctica trae consigo muchas ventajas para aplicar políticas de prevención del delito, así como en el tratamiento de la víctima, la acción sobre el delincuente, etc. Es por esto, que tanto las instituciones públicas como las Universidades, deben trabajar de la mano para configurar un proyecto común de estudios sobre Criminología, y abrir las puertas a la actividad profesional del criminólogo.

          Finalmente señalar, que la innovación práctica requiere de una inversión en estudios científicos concretos, que permitan aplicar sus resultados en la sociedad actual y futura. Es por esto, que las Universidades deben ser el motor de esta iniciativa, aportando todo su apoyo para llevar a cabo investigaciones conducentes a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, con un mayor grado de seguridad y libertad.

CONCLUSIONES

          La formación y la creación de conocimientos es uno de los pilares básicos de cualquier Sociedad moderna, y es por esto que no es suficiente con generar titulaciones universitarias, muchas veces poniendo más el objetivo en la obtención en una rentabilidad económica que en el hecho de formar. En el caso que nos ocupa, la Criminología, es una ciencia social importante, con una capacidad de acción única, que puede aportar beneficios a toda la comunidad.

          No obstante, pretender que la Criminología camine sin el apoyo de otras ciencias sociales es un error que sólo puede llevarnos a tener una visión parcial de la realidad, y limitarnos en la obtención de conocimiento riguroso y científico. Por lo tanto, es fundamental la formación de equipos multidisciplinares que den valor a aquellos aspectos de los cuales adolece la Criminología.

          Las Universidades deben jugar un papel fundamental en la formación de los criminólogos, implantando programas formativos basados en la innovación práctica, e incorporando docentes con un amplio conocimiento teórico y práctico, además de realizar una importante actividad investigadora. En este sentido, es adecuado tener en cuentas las opiniones e inquietudes de los alumnos, e involucrarles en la confección de los Estudios Superiores en Criminología.

          De una manera más sencilla, las conclusiones más importantes a las que podemos llegar son las siguientes:

Que los contenidos académicos estén diseñados según parámetros prácticos, que garanticen una formación de calidad, ahondando en aquellas materias que serán puesta en valor como desarrollo profesional futuro.

Que la selección de los docentes esté fundamentada en sus capacidades como formador, pero que además desarrollen de manera práctica una profesión con base teórica, que permita instruir a los alumnos en materias que podrán desarrollar como criminólogos, evitando aquellas otras que sólo deben tener un carácter general.

Que se apliquen políticas de innovación práctica para garantizar la actualización de conocimientos y facilitar el ejercicio de la profesión.

Referencias Bibliográficas

Giménez-Salinas, A y González Álvarez, J.L. (2015). Investigación Criminal. Principios, técnicas y aplicaciones. Madrid: Lid.

Guerrero, R. (2015). Ciencia para reducir el crimen. Investigación y Ciencia, 471, 26-30.

Ibáñez Peinado, J. (2012). Técnicas de Investigación Criminal. Madrid: Dykinson.

Navasquillo, E. (2015). Los Nuevos Retos de la Educación Universitaria en Criminología (documento inédito). Universidad Europea Miguel de Cervantes. Valladolid.

Ramón y Cajal, S. (2000). Reglas y consejos sobre investigación científica. Madrid: Espasa.


[1] Término inédito del autor.